La provincia de San Luis.
El eterno feudo.

Las historias de algunas familias poderosas, siempre lideradas por un caudillo carismático y popular, parece ser el eje invariable del poder en esta provincia argentina, y esto ya desde hace varios años.

Por Pablo Rodriguez Leirado.

 
 

Después de casi 15 años de ser el gobernador de la provincia de San Luis, en la República Argentina, Adolfo Rodríguez Saá se postula para un quinto período, de 1999 hasta 2003. Este largo mandato no sólo está basado en el voto popular. Hay otras cuestiones que intervienen como la generación de un poder político que avasalla la justicia de la provincia, en donde el "amiguismo" juega un papel fundamental.

Esta situación se repite en otras provincias: los Romero Feris en Corrientes, los Menem y los Yoma en La Rioja -y en el gobierno nacional-, los Sapag en Neuquén, los Bravo en San Juan, los Romero en Salta, los Juárez en Santiago del Estero, y todavía se siente la presencia de los Saadi en Catamarca.

Curiosamente, uno de los pilares en donde se asienta el poder de estas familias está en el Congreso Nacional y en el Poder Ejecutivo Nacional. El Gobierno nacional necesita del apoyo de los legisladores de las bancadas provinciales para aprobar las leyes que impulsa. Esta situación genera que se negocien los votos de diputados y senadores a cambio de prebendas: beneficios económicos (mayor coparticipación federal - fondos nacionales destinados a las provincias -), favores impositivos y regímenes especiales (promoción industrial).

En el caso de la provincia de San Luis fue fundamental la sanción de una ley de promoción industrial, bajo la presidencia de Raúl Alfonsín (1983-1989), que posibilitó el afincamiento de numerosas industrias. En 1997 recibió un 2,2% de los recursos nacionales -su población es el 0,9% del país -, y se destaca el 3,6% que recibe del Fondo Nacional para la Vivienda (FONAVI), unos 36 millones de dólares, de los cuales dispone libremente el poder ejecutivo provincial. Una de las actividades en las que se destaca el gobernador es la entrega en mano de las casas, situación que es aprovechada por la estructura de propaganda oficial para exacerbar el culto a la personalidad.

Pero el sistema de tipo feudal que padece San Luis no una novedad, ni es producto exclusivo de la familia Rodríguez Saá. Un repaso por la historia provincial puede resultar sumamente revelador.

¿Cómo surge la provincia?

San Luis es una de las 23 provincias argentinas. Su historia se remonta al siglo XVI, cuando don Luis Jufré y Meneses fundó la ciudad de San Luis en 1594, de acuerdo con las órdenes del gobernador de Chile, don Martín Oñoez de Loyola. En un principio la llamó San Luis de Loyola, aunque luego se la reconocía como San Luis de la Punta de los Venados, motivo por el cual se denomina "puntanos" a los habitantes de esta ciudad y, por extensión, a los de toda la provincia.

La provincia de San Luis "nace" cuatro años después de la declaración de la independencia de Argentina (9 de julio de 1816), el 1º de marzo de 1820 cuando los habitantes de este territorio nombran gobernador al Dr. José Santos Ortiz.

En diciembre de 1855 - a tres años de sancionada la Constitución Nacional- adquiere su definitiva organización con aprobación de la Constitución Provincial; y en febrero de 1856 se instala la primera Sala Legislativa Constitucional.

Génesis de un apellido con mucha historia

El apellido Rodríguez Saá tiene su origen -en San Luis- durante el siglo XIX, cuando Feliciana Saá, sobrina de Juan Saá, se casa con un afortunado comerciante, José Elías Rodríguez, descendiente de un granadero del general San Martín, el renombrado libertador de América, junto con el venezolano Simón Bolívar.

A raíz de una revuelta federal en 1840, Juan Saá fue perseguido y vivió entre los indios, a los que acaudilló y con los cuales se ganó el mote de Lanza Seca, por su ferocidad.

Años después (1860), fue gobernador de San Luis. Para ese entonces Argentina se hallaba dividida en dos estados: el de Buenos Aires y la Confederación Argentina. En enero de 1861 fusiló a Antonio Aberastain -el Gobernador de San Juan y entrañable amigo de Domingo Faustino Sarmiento-, que mediante un golpe militar había instalado en la provincia sanjuanina una política favorable a los intereses del Estado de Buenos Aires en detrimento de la Confederación Argentina. Este fusilamiento desencadenó el enfrentamiento que terminó con la victoria de Bartolomé Mitre (líder de Buenos Aires) sobre Justo José de Urquiza en la batalla de Pavón (1861). Mitre pasó a ser el presidente de la República Argentina, ya totalmente unificada.

La repercusión en San Luis fue inmediata: Juan Saá tuvo que exiliarse. Pero esto no significó el fin de la carrera del caudillo. En 1866 retorna para dirigir, junto con su hermano Felipe -a quien nombran gobernador -, una sublevación en la provincia contra el gobierno de Mitre, aprovechando hábilmente que el ejercito nacional peleaba en la Guerra del Paraguay (1865-70). Sin embargo, a pesar de un éxito inicial, fue derrotado por el general Paunero en 1867. A partir de ese entonces se retira de la vida pública.

Los Saá retornan a las altas esferas con Teófilo, que derrocó, en 1893, a Jacinto Videla Poblet, quien tenía la legislatura provincial copada por un gran número de sus familiares.

 

 

 


Rodolfo Rodriguez Saá, gobernador de la provincia de San Luis.

 

Nepotismo, una palabra nada novedosa en San Luis.

El primer integrante de este apellido compuesto registrado en la historia pública de San Luis data del año 1909: Adolfo, el "Pampa" Rodríguez Saá.

Pero el de los Rodríguez Saá no es el primer nepotismo en San Luis. Ya hubo otros que culminaron con el levantamiento de la población, como contra los Videla y en 1904 contra la familia Mendoza. Sin embargo, es necesario aclarar que estas rebeliones eran encabezadas por una familia - o una rama familiar colateral del clan gobernante - que le disputaba el poder a la que estaba en el gobierno. Como ejemplo se puede citar que Teófilo Saá derroca a los Videla en 1893. El pequeño detalle que falta: Teófilo era primo hermano del derrocado Joaquín Videla Poblet...

En total, el puesto de gobernador fue ocupado nueve veces por distintos Rodríguez Saá. Desde mediados de la década del 30 hasta 1983, la familia estuvo apartada del poder. El último que ocupó ese cargo fue Ricardo en 1934.

La actualidad política de la provincia

Curiosamente, después de la más terrible dictadura que padeció la Argentina (1976-1983), con la llegada de la democracia el poder del clan rejuveneció.

Un descendiente homónimo de "el Pampa" es actualmente el gobernador y líder de la dinastía cuyo poder parece estar retrotrayendo a San Luis al sistema de una época anterior a la modernidad: el feudalismo.

Adolfo pudo ser indefinidamente reelecto, desde 1983 hasta hoy, merced una reforma constitucional en 1987.

Gran parte de la adhesión que mantiene en el electorado desde el 83, se afirma tanto en la radicación de industrias, gracias a la ley de promoción industrial, dictada por el gobierno de Raúl Alfonsín, como en su hábil política negociadora con el poder ejecutivo nacional, tarea que desempeñó su hermano Alberto en la Cámara del Senado Nacional.

Adolfo sostuvo que "para gobernar cuarenta años una provincia hay que hacerlo con la familia y los amigos".

 

 

Teófilo Saá.

 

Adolfo y las denuncias

Adolfo Rodríguez Saá, fue cuestionado por enriquecimiento ilícito y vaciamiento del banco provincial, por un grupo de legisladores opositores, quienes lo denunciaron ante la Procuraduría provincial para que explique cómo multiplicó su patrimonio desde que asumió por primera vez el cargo, el 10 de diciembre de 1983. Entre otras cosas, quieren saber el origen de los fondos con que su esposa, Alicia Mazzarino, compró una mansión de cuatro plantas -de 800 m2- tasada en 1.200.000 pesos, cuando en 1983, antes de asumir como gobernador, declaró bajo juramento que tenía una casa hipotecada y dos autos usados (un Volkswagen rural y un Renault 12).

Su hermano, Alberto, ex senador, declaró una única propiedad cuando asumió ese cargo. Hoy compartiría con su hermano gobernador, varias en Capital Federal y Punta del Este. Además serían dueños de un diario, "El diario de la República" -anteriormente llamado "El Diario de San Luis", comprado por Alberto, que monopoliza la publicidad oficial.

Según fuentes locales, los Rodríguez Saá y sus esposas habrían comprado una gran cantidad de automóviles cero km. en 1988. Adolfo, aparte de la mansión en donde vive, posee varias propiedades más y Alberto optó por una fortaleza en un campo de El Durazno.

Por otra parte, la oposición denuncia que el Poder Judicial se encuentra en evidente dependencia del gobernador. Como ejemplo se cita a Carlos Sergenese, presidente del Superior Tribunal y del Jurado de Enjuiciamiento. Sergenese fue el abogado de Adolfo Rodríguez Saá en un pleito judicial contra el diario "La Razón". Además fue ex subsecretario de Hacienda; ex ministro de Gobierno; ex presidente - interventor del Banco de la Provincia de San Luis; ex interventor del Centro de Jubilados de la Provincia; ex director de Rentas; y ex interventor de Hidronor. Es decir que el presidente del máximo tribunal de la provincia es un hombre claramente identificado con entorno del gobernador. Cuestión para nada compatible con la independencia de los poderes de Estado, tan cara a una república democrática.

 

 


Carlos Sergenese, presidente del Superior Tribunal y del Jurado de Enjuiciamiento de San Luis.

 

El escandaloso secuestro y la reelección de Carlos Menem.

Lo que le sucedió al gobernador ese jueves a la noche, aún no ha sido aclarado. Adolfo, es un político con un carisma que le reconocen hasta sus enemigos, tiene ambiciones nacionales. Sus enfrentamientos con el poder central, vienen tal vez de ese intento de promoción hacia la primera magistratura.

A fines de octubre de 1993 denunció haber sufrido un secuestro mientras estaba con su amante Esther "La Turca" Sesín, el 21 por la noche, en un hotel por horas llamado "Y... no C - incluida su sodomización por parte de los secuestradores- después que su hermano, el Senador Alberto Rodríguez Saá, votara negativamente en la Cámara del Senado Nacional, el proyecto oficial para reformar la Constitución y permitir la reelección de Menem a la presidencia de la República Argentina. Posteriormente, los hermanos Rodríguez Saá cambiaron su postura...

En diciembre de 1994, Alberto, renunció a su banca. Sus motivos fueron confusos.

Algunas estadísticas de la provincia

La mencionada ley nacional de promoción industrial, que provocó una importante radicación de industrias, no pudo detener el aumento de la desocupación que generó el actual modelo económico. La mayor parte de la población se concentra en el aglomeramiento urbano de San Luis y El Chorrillo, en donde la tasa de desocupación abierta (porcentaje entre la población desocupada y la población económicamente activa) es del 11,8%, en mayo de 1997, cuando en junio del 91 era del 5,5.

La otra gran fuente de ingresos es la minería, que es una actividad tradicional de la provincia.

Tiene una superficie de 76.748 km2, por lo tanto ocupa el 2,8% de la superficie emergida de la República Argentina, y un 0,9% de la población del país.

Población: 286.458
Mujeres: 142.680
Hombres: 143.778

Densidad de habitantes por km2: 3,7
Alfabetización: 95,6% (sobre 223.278 habitantes que son la población mayor de 10 años).

   

Queremos recordar que esta nota se encuentra publicada en esta revista desde principios del año 1998, por lo que los datos estadísticos están desactualizados.

  < Nota aclaratoria
  • "El dueño de la ley". Revista Tres Puntos. Número 63, 16 de septiembre de 1998.
  • "El Jefe: vida y obra de Carlos Saúl Menem". Gabriela Cerruti. Editorial Planeta.
  • "El poder del feudo". Jorge Aulicino. Clarín 3/3/96.
  • "El poder de los parentescos". Ignacio Azcune. Revista Todo es Historia. Septiembre de 1991.
  • "Los Heraldos Negros". Miguel Winozki. Noticias 31/10/93
  • Anuario de Clarín. 1997.
  • Enciclopedia "Mi país, la Argentina". Cases i Associats, SA 1995.
  • Nueva Enciclopedia del Conocimiento. Editorial Oriente SA 1992. Buenos Aires, Argentina.
  • Diccionario Histórico Argentino. Ricardo Piccirilli. Tomo IV. 1954.
Por Pablo Rodriguez Leirado.
  < Fuentes

 

Apellido y Nombre

Correo electrónico

Su opinión

 


En este espacio,
estimado lector,
vuelque sus
comentarios e
inquietudes.

Muchas gracias.