El Mal de Chagas en Argentina e Iberoamérica.
Otro ladrillo para la cárcel de cristal.

Informe de una pandemia que azota al continente americano y que, a pesar del tiempo transcurrido desde su descubrimiento, es prácticamente olvidada por la autoridades gubernamentales. El mal de Chagas, el mal de la pobreza en América.

 

Por Pablo Rodríguez Leirado.
Colaboración de Verónica Reising y Andrea Chiarello.
Marzo de 1998

 

 

La tierra se resquebraja bajo sus pies, el sol quema su piel trigueña, posee seis o, tal vez, siete. Sentado sobre un tronco a modo de silla, espera que los días se sucedan unos tras otros. Primero fue su ojo derecho, ahora es el izquierdo, no puede abrir el párpado por la hinchazón. Posee el signo de Romania ó chagoma de inoculación en su rostro, la marca de su infección de la enfermedad de Chagas.

Ese hombre que está sentado sobre el tronco tiene la particularidad de encontrarse en varios lugares a la vez. Puede estar en el Chaco en el noroeste argentino, o en la región de Chiapas, o tal vez sea un campesino colombiano, o uno de los "sin tierra" del Brasil, o cualquier otro en iberoamérica. Un cuadro diferente para la misma situación.

La Organización Mundial de la Salud considera el Chagas como "uno de los mayores flagelos de América Latina", al punto que ya es una endemia. Se calcula que unas veinticinco millones de personas sufren sus consecuencias y que más de 100 millones están en riesgo de contagio.

El motivo de ese peligro está en que el Mal de Chagas tiene como agente causal al parásito TRYPANOSOMA CRUZI, y se trasmite al hombre principalmente través de triatomas –cuyo nombre más común es vinchuca- que en el momento en que se alimentan (únicamente de la sangre de los humanos y animales domésticos) deyectan, eliminando así en su materia fecal, los parásitos que luego se introducen, producto de la comezón, a través de la piel al organismo humano o al animal doméstico. El Trypanosoma Cruzi con el tiempo puede atacar órganos vitales como el corazón, el colon, el esófago, los intestinos y el sistema nervioso periférico.

De acuerdo con FALCHA (Fundación Argentina de lucha contra el Mal de Chagas) esta enfermedad es el problema sanitario más relevante de la República Argentina. Aproximadamente unos 3.000.000 de personas la padecen, de los cuales entre un 15% a un 30% de los infectados presentan lesiones cardíacas o de otros órganos, irreversibles. A principios de siglo, el Chagas afectó mayormente al interior del país - sobre todo Santiago del Estero y Chaco-, hoy, luego de las diferentes migraciones hacia la ciudad de Buenos Aires, más de un millón de infectados vive en zonas marginales del conurbano bonaerense.

 

 
 

De causas y efectos

"Mucha de la gente que se nos acerca conoce perfectamente a la vinchuca, sólo que ni se imaginaba, o no podía creer que ese insecto, tan común y cotidiano para ellos, fuese el causante de sus males", confiesa María Catalina Antico Penna, presidenta de ALCHA (Asociación de Lucha contra el Mal de Chagas) entidad que desde 1974 desarrolla una contienda desigual contra esta verdadera plaga, ya que no reciben ningún apoyo oficial. Este insecto tiene diferentes denominaciones en América Latina, en Argentina, Uruguay, Chile y Paraguay es llamada "vinchuca ", en Brasil "chupao", en otros países "chinchorro, bandola, chinche picuda o chirima". Existen 122 especies potencialmente peligrosas, destacándose el Triatoma Infestans al sur del continente y el Rhodnius Prolixus al norte del Ecuador.

"Es que si la gente no tiene trabajo, no tiene que comer, difícilmente pueda cuidarse de cumplir con las normas de prevención y de higiene", dice angustiada y con evidente lógica la señora Antico Penna. Por eso señala que "la falta de educación y la pobreza son las principales causas de la endemia".

En esta ausencia de recursos e información los más indefensos son quienes más sufren esta enfermedad, para la que no hay vacuna, ya que ataca especialmente a chicos menores de cinco años y en las zonas endémicas es un importante factor de mortalidad infantil. Según la información del Boletín Epidemiológico Semanal de Patologías de Vigilancia Intensificada, del Ministerio de Salud y Acción Social, la mortandad infantil ocasionada por el Chagas congénito fue de 166, en 1995, y en 1966 de 95 (dato de la semana 52, actualización al 7/2/97). Aunque esta estadística resulta limitada, pues en los lugares de mayor miseria del país –y también en Iberoamérica- ni siquiera hay un adecuado censo de la población, mucho menos uno sanitario...

 

 


Mapa de Situación del Mal de Chagas en la Rep. Argentina. Zonas de alta, media y baja endemicidad.

 

Una enfermedad "silenciosa".

En 1928 el Doctor Carlos Chagas, oriundo de Brasil y descubridor del mal, le envía una carta al argentino Doctor Salvador Mazza- y en ella le señala "Si desea investigar esta enfermedad, tendrás todos los gobiernos en contra. A veces pienso que más vale ocuparse de crustáceos y batracios que no despiertan la alarma de nadie". Esta cita pertenece a un pasaje de la película argentina - dirigida por Juan Batista Stagnaro- "Casas de fuego", que evoca la figura del médico argentino que dedicó su vida a la lucha contra el Mal de Chagas y debió enfrentar a las autoridades sanitarias de la época para convencerlos de la necesidad de quemar las viviendas de paja y barro- verdaderos nichos ecológicos de las vinchucas- único medio conocido, en aquel entonces, para combatir la enfermedad.

En la actualidad, el avance de la medicina provee a los médicos elementos rápidos y efectivos para la detección de la enfermedad. Pero la enfermedad "silenciosa" no sólo es un problema sanitario.

Prisioneros de la endemia.

Otro aspecto para tener en cuenta, y no menos importante, es que esta enfermedad, en su etapa crónica, provoca problemas cardíacos resultando que personas relativamente jóvenes y que tienen un organismo aceptablemente sano presentan invalidez para la vida normal debido a la lesión del corazón.

Sin embargo la enfermedad no se desarrolla en el 80% de los infectados y cuando se presenta afecta generalmente después de los 40 años. Es decir que el Chagas puede causar una vida sin problemas o una muerte fulminante por paro cardíaco si no se recibe tratamiento, por lo cual muchas personas, en su mayoría de escasos recursos, a las cuales se les detecta la presencia del parásito Trypanosoma Cruzi, sufren marginación laboral por ello.

Y es que ese hombre sentado sobre el tronco padece la convivencia cotidiana del Mal de Chagas al igual que las diarreas y el paludismo, que son realidades diarias para los pobres, desde la Patagonia hasta el estado de Texas en Estados Unidos. Otro ladrillo más, como la deuda externa, la corrupción, el ajuste, la desocupación, el narcotráfico, la explotación, y demás calamidades que conforman una cárcel de tipo virtual en donde sus muros no tienen la consistencia material de las edificaciones reales, pero sus efectos sobre la libertad están absolutamente presentes.

En este presidio la mayoría de sus habitantes no poseen los medios, ni la información, ni posibilidades de acceso a las estructuras de poder, por lo tanto no despiertan el interés, en general, de las autoridades de salud y políticos, o de los organismos e instituciones –oficiales o privados- encargados de destruir los calabozos.

El delito de ese hombre del tronco es ser pobre. Su número de presidiario, está escrito en su cara. Y su condena, se paga con la vida.

 

 


Tipo de viviendas que favorecen la proliferación de vinchucas.

 

MAL DE CHAGAS EN 10 RESPUESTAS

1. ¿En qué consiste?

Es una parasitosis que puede lesionar seriamente el corazón y también otros órganos tales como el aparato digestivo, el sistema nervioso, etc.

2. ¿Cómo se trasmite la enfermedad?

La vinchuca o chinche gaucha, cuando está infestada, es el agente vector de mayor importancia sanitaria en nuestro país. Se trata de un insecto de hábitos estrictamente domiciliarios que se encuentran en el 70% del territorio nacional y en mayor cantidad en las regiones de clima cálido y seco. La segunda vía de transmisión de mayor importancia es la transfusión de sangre. Otra vía es la placentaria, por vía digestiva- de la leche de una madre chagásica- y por último por el manejo de animales infectados.

3. ¿Qué la produce?

El agente causal es el Trypanosoma Cruzi, parásito hemoflagelado que se reproduce en el interior de las células y circula en la sangre. La forma circulante es de gran movilidad y su tamaño y longitud son similares a dos glóbulos rojos. En la etapa inicial de la infección los parásitos circulantes son abundantes, disminuyendo en la medida en que aumentan las defensas inmunológicas del organismo, a partir del tercero o cuarto mes de la infección.

4. ¿Cómo se produce la infección?

El mecanismo más frecuente se realiza por medio de la vinchuca, insecto de hábitos nocturnos que se alimenta exclusivamente de sangre humana o de animales. Inmediatamente después de comer, el insecto deposita sobre la piel su material fecal, que contiene Trypanosoma Cruzi infectantes. Esto produce picazón, a través de lastimaduras por el rascado, los parásitos penetran en el organismo y se diseminan por la sangre, para alojarse posteriormente en los tejidos.

5. ¿Quiénes se enferman?

El ser humano y los animales domésticos mamíferos (perros, gatos) expuestos a la picadura de la vinchuca. Los animales son solamente reservorio del parásito y no lo transmiten al ser humano.

6. ¿Cómo evoluciona la enfermedad?

En el curso de la enfermedad en el hombre se distinguen tres etapas:

- aguda
- indeterminada
- crónica.

Estas fases tienen caracteres clínicos evolutivos diferentes. La primera –que dura entre 20 o 30 días-, comienza con un período de incubación de 4 a 10 días, la infección tiene como puerta de entrada el ojo en el 50% de los casos, el cual se presenta con edema palpebral (hinchazón) y crecimiento de los ganglios. Conjuntamente con fiebre, malestar general, cefalea, decaimiento. Se presenta agrandamiento del hígado y bazo, miocarditis aguda. En los niños es más común que afecte el encéfalo y el corazón, lo que origina un mayor riesgo de muerte.

La segunda, pasada la fase aguda, el paciente entra en un estado de cura aparente y asintomático, que puede durar de 10 a 20 años, hasta la aparición de otras manifestaciones. La fase crónica se presenta en alrededor del 30% de los pacientes y produce lesiones en el sistema cardíaco, digestivo y en el sistema nervioso central y periférico.

7. ¿Con qué frecuencia se observan los síntomas?

La gran mayoría adquiere la infección silenciosamente, sin que presenten síntomas evidentes de que han contraído la enfermedad. Se puede afirmar que un 5% presenta el complejo oftalmológico ganglionar que caracteriza a la enfermedad aguda.

8. ¿Cuál es la diferencia entre el infectado y el enfermo chagásico?

El infectado chagásico es el individuo sin síntomas, en buen estado de salud, sin lesiones viscerales, pero con parásitos circulantes en su sangre y con análisis de laboratorio positivo.

El enfermo chagásico es aquel que además de tener parásitos circulantes y serología positiva, presenta lesiones viscerales (por ejemplo, cardiopatía chagásica).

9. ¿Existe tratamiento para la infección chagásica?

Si, solamente para la etapa aguda. El enfermo debe atenderse con un profesional quien le debe indicar el tratamiento correspondiente.

10. ¿La enfermedad de Chagas es mortal?

Si, la enfermedad puede llegar a ser mortal en aquellos pacientes, en la etapa crónica, que desarrollan lesiones cardíacas graves, las que determinan la muerte en forma sincopal o por insuficiencia cardíaca progresiva.

El porcentaje de mortalidad en el Chagas varía del 1% al 5% con una mayor incidencia en niños de corta edad... En los casos de muerte cardíaca los casos ocupan más del 50%.

 

 


Area endémica
del mal de Chagas

DICCIONARIO BASICO DEL MAL DE CHAGAS.

  • Chagas, Carlos Justiniano Riveiro (1879-1934): Médico brasileño. Fue director del Instituto Osvaldo Cruz. En 1909 comprobó que un insecto hemotófogo, el Triatoma Infestans, que se alimenta sólo de sangre, transmitía al ser humano a través de su deyección coincidente con el momento de la picadura, un parásito Trypanosoma Cruzi, agente causal de la enfermedad que lleva su nombre. Estos hallazgos y sus demostraciones, en un principio, no fueron aceptados por científicos y compatriotas.

 

 
  • Mazza, Salvador (1886-1946) Médico argentino. Su vida puede considerarse como paradigma del investigador médico, por su consagración a la lucha contra el Mal de Chagas. En el año 1926 ratifica los descubrimientos del Dr. Chagas, revelando que, en la Argentina, la enfermedad tenía el carácter de endemia. Sus comprobaciónes fueron resistidas, al igual que las del Dr. Chagas, pero la cantidad de documentación aportada, el apoyo de otros colegas y la extraordinaria actividad desplegada superaron toda oposición.

    Era hijo de Francisco Mazza y Josefa Alfise, inmigrantes italianos de Palermo. Cursó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de Buenos Aires. Ingresó en la Facultad de Medicina en 1903, en donde se destacó por sus actividades en el Centro de Estudiantes –por ejemplo, dirigió la "Revista del Círculo Médico Argentino y Centro de Estudiantes de Medicina", en la que publicó varios trabajos- y egresó, con el título de médico, en 1910. Ese año fue nombrado bacteriólogo del Departamento Nacional de Higiene.

    En 1914 se casó con Clorinda Brígida Razori, inseparable compañera y colaboradora de toda su vida. Seis años después conoció al doctor Carlos Chagas y en 1925 creó, junto a otros profesionales, MEPRA (Misión de Estudios de Patología Regional Argentina) de la que fue director hasta su muerte el 9 de noviembre de 1946 en Monterrey, México. Según las anotaciones de su médico principal, tal vez, el Tripanozoma Cruzi haya estado presente.

    En 1930 consiguió que le construyeran un vagón de ferrocarril y le dieran un pase libre para trasladarse por todo el país. Ahí se encontraba un laboratorio y consultorio completo, que había sido diseñado por el propio Mazza.

    Después de su muerte, el MEPRA fue dirigido por Miguel E. Jörg (interino en 1946), Alberto Manso Soto (1946-1955), Flavio L. Niño (1955) y Guido A. Loretti hasta su disolución, el 16 de mayo de 1959, por rector interino de la Universidad de Buenos Aires, el Vicerrector Florencio Escardó, con el argumento de que en la institución no se realizaban trabajos de investigación.
    En relación a esta cuestión, llegó un e-mail a la redacción de Sitio al margen firmado por Juan José Loretti, que efectuó la siguiente aclaración:
    " Mi padre fué el Doctor Guido Antonio Loretti, último director de MEPRA, y no es cierto que se haya cerrado por no efectuarse investigaciones, sino que MEPRA, de estar instalada en toda una casa en el barrio de La Paternal, fué reducida a dos cuartos en el edificio de la facultad de medicina, sin presupuesto y casi sin personal, teniendo mi padre que ir a dar de comer a los animales de laboratorio los sábados y domingos, ya que no había personal para eso y más de una vez yo lo acompañé y hasta teniamos que subir por las escaleras porque los ascensores no funcionaban. En esas condiciones mi padre renunció a su cargo de director de MEPRA. Gracias por poder aclarar esto."

 

 

 

  • Dr. Mario Fatala Chabén (1936-62) Médico que falleció el 22 de julio de 1962, luego de debatirse con una grave miocarditis chagásica, tenía sólo 26 años y hacía 8 meses que se había graduado. Posteriormente se dio su nombre al Instituto del Diagnóstico e Investigación de Chagas, fundado en 1962, bajo la presidencia del Dr. Arturo H. Illia, que conoció a Salvador Mazza en su época de estudiante y cuando trabajaba en el Hospital Ferroviario en Cruz del Eje.

 

   
  • Vinchuca: especie argentina transmisora "por excelencia" de la Enfermedad de Chagas, se denomina Triatoma Infestans, vulgarmente conocida como VINCHUCA o CHINCHE GAUCHA. Es ovípara y pone hasta 200 huevos por año. Inicialmente tiene unos 3 mm de largo, pasando por cuatro mudas sin alas, que aparecen en la quinta etapa de adulta que alcanza después de 7 meses.
    Posee costumbres domésticas y convive con el ser humano, refugiándose en grietas, techos y muebles, o en los alrededores de las viviendas, en corrales, gallineros o casillas para perros. Desde que nace se alimenta exclusivamente de sangre, tanto de animales domésticos como de seres humanos. Le afecta la luz, motivo por el cual deambula de noche para alimentarse; vive aproximadamente 15 meses. Conviene aclarar que cuando nace la vinchuca no está infectada con el Trypanosoma Cruzi, sino que se infectan al alimentarse con sangre de personas que padecen el mal.

 

 
  • Información obtenida de FALCHA (Fundación Argentina de Lucha contra el Mal de Chagas)

  • Información obtenida de ALCHA (Asociación de Lucha contra el Mal de Chagas)

  • Actualizaciones en la Enfermedad de Chagas. Simposio Satélite, Cordoba, noviembre de 1992. Editores: Cristian y Roberto J. Madoery, Mario I. Cámera. Organismo oficial del Congreso Nacional de Medicina. 1993 Argentina. (de la biblioteca de la Sociedad Argentina de Cardiología)

  • Enfermedad de Chagas. Dr Rubén Storino y Dr. José Milei. 1994 Doyma Argentina SA. Times Mirror de España SA. División Mosby. (de la biblioteca de la Sociedad Argentina de Cardiología)

  • Anuario del diario Clarín.

  • La película argentina - dirigida por Juan Batista Stagnaro- "Casas de fuego"

 

 

< Fuentes

  • ALCHA: Asociación Lucha contra el Mal de Chagas.
    Fundadora: María Brígida Penna de Antico. Presidente actual: María Catalina Antico Penna. Director: Dr. Luis E. Rodríguez. (Fundada en 1974)
    Dirección: J. Jaurés 695 4 A, Buenos Aires, Argentina. Tel: 4962-0205 / 4961-5946. http://www.drwebsa.com.ar/alcha

  • FALCHA: Fundación Argentina de Lucha contra el mal de Chagas.
    Premio Konex 1988 (premio a la fundación de asistencia comunitaria) Presidente y fundadora: Beatriz Camps de Perez. Vice: Emilio Brunetti. Director Médico; Juan Hannuduche
    Dirección: P. Echagüe 1261 / 65 / 79, Buenos Aires, Argentina. Tel: 4304-1300 / 4305 - 1110 - 14

  • Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud.
    Representante en la Argentina: Henry Jouval (M. T. de Alvear 684 4to. Piso. Buenos Aires, Argentina. CP: 1395 Tel: 4312-5301 / 03 fax: 4311-9151. E-mail: info@ops.org.ar
    Site en Internet: http://www.ops.org.ar/
    Organización Mundial de la Salud. 
    Site en Internet: www.who.ch/
    Organización Panamericana de la Salud (incluye una revista). 
    Site en Internet: http://www.paho.org

  • Ministerio de Salud y Acción Social. (Av. 9 de Julio 1925, Buenos Aires, Argentina. Tel: 379-9000) www.presidencia.gov.ar
    Secretaría de Programas de Salud. Secretario: Víctor Hugo Martínez 8vo. Piso. CP:1332 Tel: 4379-9012

  • Instituto del Diagnóstico e Investigación de Chagas, Doctor Fatala Chaben, o Instituto Nacional de Parasitología, Doctor Mario Fatala Chaben, dependiente del Ministerio de Salud y Acción Social. (Paseo Colón 568. Buenos Aires, Argentina. Tel: 4331-2330 / 4010 / 4016 / 17

  • Sociedad Argentina de Cardiología.
    Dirección: Azcuénaga 980 / 984. Buenos Aires, Argentina 
    Tel: 4963-741 / 9408

Por Pablo Rodríguez Leirado.
Colaboración de Verónica Reising y Andrea Chiarello.
Marzo de 1998

 

< Direcciones útiles

 

Apellido y Nombre

Correo electrónico

Su opinión

 


En este espacio,
estimado lector,
vuelque sus
comentarios e
inquietudes.

Muchas gracas.